Humor (también) se escribe con “F”

Posted by Maria Angeles Lorenzo in Agencia

Dicen que las mujeres no tenemos sentido del humor y esto, que se erige como verdad absoluta, no es más que otro tópico que se sustenta desde los roles de género, y socialmente aceptado por mucha gente. Lamentamos comunicarles que dicha afirmación es rotundamente falsa.

La lingüista y feminista Robin Lakoff escribió, “es un axioma en la clase media de la sociedad americana que las mujeres no pueden contar chistes. Por eso no entienden los chistes. En resumen, las mujeres no tienen sentido del humor”.  Además Lakoff sostiene que la educación femenina “ad hoc” mantiene que no es correcto contar chistes delante de los hombres, lo que obliga al sexo femenino a aplacar su labia humorística. Los estereotipos de género contribuyen de nuevo a la relegación de las mujeres a un segundo plano y a que no sean tenidas en cuenta las peculiaridades del humor femenino.

Les vamos a dar un disgusto: las mujeres tenemos un sentido del humor más analítico e inteligente que los hombres. Un equipo de la Universidad de Stanford dirigido por Allan Reiss llevó a cabo un estudio en el que analizó la actividad cerebral de mujeres y hombres expuestos a situaciones humorísticas. Las conclusiones dejaron claro que, en cuanto a determinadas variables (lenguaje, memoria y sentimientos de retribución) hombres y mujeres han desarrollado el sentido del humor de diferente forma: el humor masculino se caracteriza por chistes que expresan agresión y hostilidad, mientras que las mujeres prefieren las bromas, los juegos de palabras, la ironía y las anécdotas.

El humor es, sin duda, parte importante del acervo cultural, una manifestación artística. Es la respuesta incorrecta, la inesperada; la expresión que desenmascara a la sociedad y que resquebraja cimientos, es una guerra civilizada que permite reivindicar la cultura y modificarla… Y ha sido cosa de hombres hasta hace muy poco.

Decía Pitágoras, o al menos es nos han contado, que “En público, una mujer está siempre fuera de lugar.”. Aún hoy esta cita resume perfectamente nuestra interpretación de la realidad, la opinión generalizada sobre el papel que deben desempeñar mujeres y hombres en la sociedad.

El androcentrismo dominante en la cultura (y estamos considerando el humor como parte de esta) se expresa en la ocultación de las mujeres en todos su ámbitos,  pero por el contrario,  la presencia de las mujeres en el marco cultural en general y de la creación humorística en particular otorgan, sin ninguna duda, un punto de vista crítico y diferente a la realidad.

Profesionales de humor como Eva Hache, Ana Morgade  o Raquel Sastre han sido pioneras, plantando cara y abriendo camino en un mundo que parecía destinado únicamente a los hombres, y gracias a ellas y a sus capacidades creativas, se ha gestado un discurso cultural que ha puesto en valor el papel de las mujeres en la sociedad. Esto, unido al apuntalamiento del movimiento feminista, ha permitido que se incorporen nuevas voces de mujeres que, a golpe de ironía, trazan, a través de varios formatos, un mapa social con el  humor feminista como hilo conductor. Destapar injusticias normalizadas o hacer reir desde la perspectiva de género, abandonar el humor hecho desde el punto de vista masculino o señalar comportamientos inadecuados vistos como normales, son los protagonistas del discurso feminista en clave de humor.

La risa morada sube a escena. Lo hace de la mano de mujeres brillantes como Lucía Litmajer e Isa Calderón y su Deforme Semanal, que la propia Calderón define como “el primer late night show feminista en España”; o como Celia de Molina, que ha creado el Antivlog, una parodia que pone el foco en la situación de la mujer, los cánones de belleza, el acoso, el embarazo…

María Juan es otra humorista que lucha, según sus propias palabras “contra el camponabismo en la esfera cómica” en su proyecto teatral “Comedia con dos ovarios” dedicando los lunes a los monólogos femeninos.

Más mujeres a tener en cuenta son las monologuistas Patricia Sornosa o Malena Pichot, la youtuber Ter o Nerea Pérez con el monólogo “Feminismo para torpes”. La comedia se empodera de la mano de Penny Jay y su Riot Commedy: “No paran de llegarme mensajes de chicas que quieren subir a actuar” cuenta Penny jay, una de las voces del humor con más repercusión que hay tras la búsqueda de la igualdad.

La lucha por la igualdad conquista también la carcajada, y el humor femenino y feminista supone una verdadera transgresión y la ocupación de uno de los espacios públicos por antonomasia: la escena.

 

Compartir
10 Dic 2018 no comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies