Sexismo en las noticias deportivas: la discriminación nunca acaba

Posted by admin in Agencia, Artículos

“El deporte es el ámbito que más discrimina a la mujer. La demoledora conclusión pertenece a Matilde Fontecha, especialista en igualdad en el deporte, doctora en Filosofía y Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte que en su reciente libro El deporte se instala en las cavernas de la igualdad afirma que el deporte mediático es “una de las grandes bazas del patriarcado”.

Partiendo de esta idea de Fontecha y asumiendo que el periodismo cuando habla de deporte muestra su cara más discriminatoria, en la Agencia Comunicación y Género repasamos qué se puede hacer para una comunicación deportiva igualitaria, responsable y con perspectiva de género.

En realidad lo que se puede y debe hacer es fácil. Está plasmado en numerosas guías de buenas prácticas periodísticas y en los documentos que recogen sugerencias y recomendaciones para el tratamiento de deporte y mujer en los medios de comunicación. Bastaría con seguir esos decálogos, como el elaborado por la periodista Pilar López Díez y publicado por Consejo Superior de Deportes (CSD), el de Emakunde (Instituto Vasco de la Mujer), elaborado por Eulàlia Lledó Cunill, o el Consejo Audiovisual de Andalucía, elaborado por Sara Mesa Villalba. 

Bastaríapero no se hace. Al final son sugerencias, recomendaciones… y los medios de titularidad privada esgrimen la autoregulación para poder disponer libremente de sus contenidos y enfoques.

Tomando como ejemplo algunas de las noticias más sexistas de los últimos meses veamos cómo se incumplen los decálogos periodísticos de buena praxis de informaciones deportivas.

El ejemplo más claro y descarado de comunicación sexista en el deporte es la utilización del cuerpo de las deportistas como reclamo informativo. La fotogalería de El Mundo Buenorras internacionales en los Juegos Olímpicos de Río” se hizo viral y la presión externa hizo que el titular se cambiara al también desafortunado “La lista de atletas olímpicamente atractivas”. El cambio de titular no se tradujo en un cambio de contenido… Ni de enfoque. Las fotogalerías de mujeres deportistas en las que se destacan sus atributos físicos y no sus méritos deportivos se siguen sucediendo. Ejemplo de ello es 6 razones para seguir el fútbol femenino norteamericano”¿El problema? Que las razones no son deportivas. El titular es aparentemente inocuo y nos tenemos que fijar en su pequeña entradilla para conocer el verdadero motivo del fotorrelato: “Talentosas y muy bellas; así son las futbolistas en América del Norte”La guía del CSD alude expresamente a esta cuestión: La noticia debe centrarse en los logros o eventos deportivos sin desviar la atención hacia el físico de la participantes. Se evitará utilizar referencias sexistas al físico o al uso de estereotipos degradantes”. La recomendación, pese a ser laxa, se incumple de manera sistemática. 

Por otro lado nos encontramos con las informaciones que representan a la mujer en un estatus vicario y hacen referencia a su vida personal o profesional. En los Juegos de Río la nadadora húngara Hosszu bat el récord del mundo de 400 metros estilos “gracias su marido”, que es su entrenador. Ella era la que se tiraba a la piscina y nadaba más rápido que sus contrincantes, pero según el periodista de la NBC que soltó la perla el mérito era de su marido, que le animaba desde la grada. 

Si esto ocurre con las mujeres deportistas la situación no mejora cuando la situación es a la inversa. Hace unas semanas el futbolista Fernando Torres, sufrió durante un partido un fuerte golpe en la cabeza que le tuvo inconsciente durante unos minutos y por el que tuvo que pasar una noche en observación. Al día siguiente un perfil destacaba la figura de su esposa como Olalla, la escudera fiel de Torres desde hace 14 años”.

Al final, sea la mujer la deportista o la pareja de un deportista recibe el mismo tratamiento: el de mero apéndice del varón pese a que el CSD advierte que se debe “evitar mencionar gratuitamente relaciones familiares cuando la noticia hace referencia a una deportista y no es relevante para el tema; mucho menos confiar el protagonismo de sus logros al esfuerzo y al apoyo de cualquier familiar” 

Por último hablaremos de otro estereotipo que no por menos conocido o directo es menos discriminatorio. Son las referencias sexistas que en informaciones de mujeres deportistas destacan los aspectos de rivalidad de las mujeres y entre mujeres, representándolas como inferiores y menos racionales que los hombres por su falta de profesionalidad y de control.

En los últimos días los medios han destacado la discusión que la tenista Garbiñe Muguruza tuvo con su entrenador destacando que ella “perdió los nervios”  y que “tras recuperar la calma” ganó su siguiente partido de una forma mucho más cómoda y holgada. ¿Hubiera sido el tratamiento informativo el mismo si el tenista fuera un varón? ¿O se habría destacado su virilidad, coraje y tesón para justificar su discusión con su entrenador?

Haciéndose eco de esta situación, Isabel Mastrodoménico, directora de la Agencia Comunicación y Género, puso de relieve en su artículo “El machismo en los medios no es cosa de “Juegos” la importancia de incorporar una comunicación con perspectiva de género que cree nuevas estrategias para narrar la realidad. Quienes trabajan en ella no pueden seguir haciendo oídos sordos; o incluyen la perspectiva de género en su quehacer o seguirán recibiendo la reprobación social y su rechazo.

Compartir
30 Mar 2017 no comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR