Trump restablece la ‘Ley Mordaza Global’ con terribles consecuencias

Posted by admin in Agencia, Artículos

WomensMarchDCEl lunes 23 de enero, Donald Trump cumplió una de sus promesas más temidas. El escenario era muy significativo. El presidente de los Estados Unidos rodeado solo de hombres blancos, firmó una orden contra el aborto que tiene consecuencias y alcance global para las mujeres de todo el mundo. Al firmar esta orden, lo que Trump ha hecho es restablecer la orden conocida como «la política de la Ciudad de México» o Ley Mordaza Global.

La ley relacionada con la ayuda exterior prohíbe al Gobierno de EEUU la financiación de organizaciones internacionales de planificación familiar y las clínicas que realizan el aborto o ejercen presión para su legalización. Obama levantó la prohibición y fue uno de sus primeros actos más esperados de su mandato. El gesto fue aplaudido por las organizaciones de mujeres de Estados Unidos y grupos a favor de la salud pública.

Esta ley fue impuesta primero por la Administración de Ronald Reagan en 1984. En 1993 fue rescindida por el presidente Bill Clinton pero restaurada por George W. Bush en 2001, nada más asumir su cargo. La libertad de las mujeres en la elección sobre su propio cuerpo y la planificación familiar siempre han sido un derecho que no termina de avanzar, dando un paso hacia delante y otro hacia atrás, según sea el color del presidente de turno.

Mientras estuvo en vigencia, minó los esfuerzos para promover la planificación familiar segura y efectiva en los países de desarrollo. Existe además la enmienda Helms que ha impedido desde 1973 que el dinero estadounidense financie interrupciones voluntarias del embarazo en el extranjero. Pero para los defensores de la «Ley Mordaza Global» no es suficiente esta enmienda por sí sola.

Las implicaciones de la «Ley Mordaza Global»

La orden ejecutiva de Trump podría tener graves consecuencias para mujeres y niñas en países de desarrollo y en zonas de conflicto armado y podría ser mortales para ellas. La OMS estima que casi 21 millones de mujeres al año se practican abortos no seguros en países en vías de desarrollo, de los cuales 47.000 provocan defunciones y más de cinco millones conllevan complicaciones.

La «Ley Mordaza Global» también tiene como consecuencia que inhibe a las propias organizaciones autóctonas de participar en el debate del aborto en sus propios países de origen. Los grupos de presión contrarios a la Ley Mordaza hablan de restricciones demasiado amplias. La ley no tiene en cuenta las políticas sobre el aborto en un determinado país. En lugar de ello, bloquea la financiación de cualquier organización que apoye el aborto en cualquier país del mundo.

Eso significa que si Planned Parenthood (ONG que provee servicios de atención de salud reproductiva, educación sexual e información a mujeres, hombres y jóvenes en todo el mundo), por ejemplo, trabaja solo aconsejando sobre planificación familiar y proporciona el diagnóstico prenatal, pierde la financiación cuando la ley es aprobada, debido a su postura pro-elección. Esto sucede independientemente del hecho que el aborto sea ilegal o no en ese país.

Cuando la Administración Bush restableció la «Ley Mordaza Global» en 2001, clínicas por toda África perdieron la práctica totalidad de sus fondos. En muchos lugares, especialmente en Kenya y Ghana, significó que decenas de mies de personas perdieron su único acceso a la atención médica primaria.

No hay evidencias de que la «Ley Mordaza» haya reducido la incidencia del aborto a nivel mundial. De hecho, estudios muestran que cuando las mujeres tienen un mayor acceso a los servicios y suministros de planificación familiar, como los anticonceptivos, la incidencia del aborto disminuye.

Solo pasaron unas cuantas horas desde que finalizó la Marcha de las Mujeres cuando Trump ya había firmado la restricción al programa de salud de Obama (el Obamacare), además de un recorte presupuestario en la iniciativa Planned Parenthood.

En búsqueda de apoyo internacional

En la multitudinaria Marcha de las Mujeres en Washington, que dio la vuelta al mundo y se produjo en diferentes estados y países, una de las consignas más repetidas fue la defensa de la libre elección y pro-aborto.

«Apoye a mi hija», le pedía Scarlett Johansson a Trump, una de las oradoras de la protesta. La actriz rechazó la limitación que prometió Trump del programa de planificación familiar. Habló del cuerpo de las mujeres y que las decisiones sobre éste no deben ser de la incumbencia de ningún político.

Desde hace un par de semanas, ante el temor real que había al restablecimiento de la ley, organizaciones de mujeres y derechos humanos han hecho circular una declaración abierta firmada por cerca de 140 organizaciones de Estados Unidos, que representan los derechos de las mujeres nacionales y mundiales, salud mundial, VIH/SIDA, salud materno-infantil, derechos ambientales, LGTBI, derechos humanos y desarrollo. Buscan a su vez el apoyo internacional recogiendo firmas en oposición a esta ley: «Hacemos un llamamiento a las organizaciones de la sociedad civil alrededor del mundo para unirse a nosotros en la firma de la declaración que se opone a la Ley Mordaza Global. Esperamos poder contar con tu apoyo. Por favor, suma tu organización aquí antes del viernes, 27 de enero».

Artículo escrito por Emilia Escudero, politóloga y Agente de Igualdad y colaboradora de Agencia Comunicación y Género y publicado originalmente en el Diario bez.es el 25/01/2017.

Compartir
25 Ene 2017 no comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies